You are missing some Flash content that should appear here! Perhaps your browser cannot display it, or maybe it did not initialize correctly.

Cabo Verde

El Paraíso desconocido más cercano

Nuestros Proyectos

Inversiones en Cabo Verde

Cabo Verde es un archipiélago constituido por diez islas y ocho islotes, situado al oeste de la costa áfricana, a 450 kms. de Senegal, en el corazón del Océano Atlántico. La localización estratégica de estas islas atlánticas en la confluencia de las rutas marítimas entre Europa, África y América, hicieron que estas islas de Cabo Verde desempeñaran un papel importante para la expansión portuguesa entre los siglos XV y XVI, como escala de las rutas comerciales y el abastecimiento de navíos. Actualmente, constituyen un centro marítimo y aéreo en el cual converge la mayor parte del comercio del Átlantico.

La gente se caracteriza por un extraordinario optimismo y alegría de vivir. Los caboverdianos son acogedores, apasionados por la música y por la danza y logran trasmitir esta pasión a los visitantes.

La población es mayoritariamente joven, con una media de edad que se aproxima a los 24 años mientras que la esperanza de vida sobrepasa los 70 años.

Cabo Verde cuenta con cuatro aeropuertos internacionales, en las islas de Sal, San Vicente, Praia y Boa Vista facilitando acceso a los turistas que eligen como destino estas islas. De todas, Sal es la que ofrece mejor infraestructura turística, siendo la Villa de Santa María y sus playas los lugares más visitados. Durante casi todo el año se puede practicar windsurf y kitesurf en varios puntos de la isla. Además, Sal cuenta con más atracciones turísticas, como las salinas, la villa pesquera de Palmeira y la cueva de Buracona.

La isla de Boa Vista, tercera mayor del archipiégalo, sorprende con un paisaje de numerosas dunas de arena, que junto a la existencia de varios oasis de tamaras, forman un escenario típico del desierto, acompañado, a su vez, de extensas playas vírgenes.

La isla de Maio pertenece al grupo de islas del sur. Sus costas están marcadas por la presencia de numerosas playas cristalinas, un paraíso aún salvaje por explorar, presentando las mismas características geográficas que las islas de Sal y Boa Vista, por sus extensiones de dunas.

En San Vicente se encuentra el puerto más importante del archipiélago, Porto Grande y Mindelo, capital cultural del país y ciudad natal de la diva Cesária Évora, una de las pioneras en divulgar la música caboverdiana internacionalmente.

San Antonio está dividida por una cordillera de intensa belleza, lugar ideal para la práctica del trekking. De vegetación alpina, cuenta con inumerables plantaciones de caña de azucar y alambiques, donde se produce el grogue, la bebida nacional.

San Nicolás cuenta con la belleza de sus paísajes montañosos.

Santiago, donde se encuentra la capital del país, Praia, presenta un relieve accidentado: el interior, montañoso, ofrece una vegetación exuberante mientras el litoral es generalmente abrupto con negros arrecifes y escasa vegetación. Para los amantes de la noche, Praia ofrece bares y discotecas de nivel europeo con un toque áfricano.

Cabo Verde, tras obtener su independencia de Portugal en 1975 logró superar su carencia de recursos naturales económicamente explotables, con una posición geoestratégica en el Atlántico Norte y una envidiable estabilidad y seguridad jurídica. Cabo Verde se ha convertido en una referencia africana en democrácia, libertad de discurso y derechos civiles. Existe una confianza real en las insituciones y en el futuro del país.

Se puede vislumbrar un horizonte lleno de oportunidades, de inversiones, de éxitos y de progreso.

La paridad de la moneda local con el euro contribuyó de forma decisiva para la estabilidad del cambio, importante en un país con un balance comercial desequilibrado, dependiente de la importación de bienes de consumo que cubran la necesidad de las nuevas infraestructuras que permitirán crear las condiciones óptimas para la atracción de la inversión externa.

Desde Enero de 2008, Cabo Verde pasó a ser el primer país africano lusófono, y uno de los pocos del continente, clasificado como País de Desarrollo Medio (PDM) según la decisión del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de las Naciones Unidas. De acuerdo con el Banco Central, éste será el año de mayor crecimiento económico de la década.

Cabo Verde adquirió el estatus de miembro de la OMC (Organización Mundial del Comercio) en Julio de 2008, ello le permitirá proseguir su integración en la economia mundial.

La buena gestión macro-económica, ligada al buen gobierno de los años pasados, permitió que el país ganara credibilidad internacional y despertará un gran interés global financiera y turísticamente. Las últimas previsiones sobre el número de turístas crecen cada año. Durante 2008, recibió más de 320.000. Hasta 2012, el archipiélago recibirá alrededor de 500.000 visitantes.

 

La Buena gestión macro-económica,

ligada al buen gobierno permite

que el país despierte un

gran interés global

La expansión y mejora de las infraestructuras aeroportuarias, portuarias y víales del país son una prioridad del gobierno de Cabo Verde. Las condiciones naturales, la proximidad de los grandes centros europeos emisores del tráfico turístico, la estabilidad política, la homogeneidad cultural, la seguridad y el ambiente institucional garantizan al inversor que se cumplen las reglas de libre comercio, todo esto atrae grandes inversiones turísticas al archipiélago.

La integración de Cabo Verde en la económia mundial y un desarrollo del sector privado apoyado por la llegada de importantes grupos de inversión extranjeros han llevado a la necesidad de crear unas condiciones jurídicas que, no sólo ofrezcan incentivos atractivos a la inversión, sino que creen un marco de seguridad que facilite y asegure el establecimiento de dicha inversión.

La ley garantiza al inversor la transferencia de divisas al exterior en todas las cantidades a que tenga legalmente derecho como consecuencia de operaciones de inversión extranjera, debidamente registradas. La mayoría de las inversiones se centran en las islas de Sal, Boa Vista, Maio y San Vicente, por el

hecho de disfrutar de las mejores playas. Sin embargo, para garantizar un desarrollo duradero de la economía y de la diversificación de las áreas de inversión, se están definiendo estrategias de desarrollo del turísmo rural para las islas de Santo Antao y Fogo, y del turísmo comercial para la isla de Santiago.